31 jul. 2016

UN ADIÓS



UN ADIÓS

"Me trajiste flores. En un intenso abrazo nos dijimos un adiós que parecía ser hasta pronto.
Marchaste. Para siempre.
No me perteneces. No eres de nadie. Ni de ti mismo.
Si hubiera intuido que te perdería, habría gestado cualquier estrategia para retenerte, para que hicieras tarde y perdieras tu vuelo. Ese que extravió mi vida.
Ningún superviviente. Ningún rastro al que mirarme.
Estallaste en el aire. Te esfumaste.
Esperaba tu llamada. La de hemos llegado. La de siempre. La común. La que me acompañaba hasta tu regreso.
Pilotabas. No pensaba en riesgos ni peligros. Volvías con rosas frescas y brazos abiertos.
Las tiré marchitas. Dejé de reír. Mi gesto se quedó roto.
Sin ti no hay vida."
Encontraron próxima a su mano una hoja manuscrita.
Ella yacía con los brazos fuera del agua enrojecida.
La chica que iba unas horas a ayudarle la encontró allí.
Un grito y llanto ahogado.
Llamó.
Gritó.
Algunos vecinos se acercaron.
Fueron ellos los que dieron aviso.
Llegaron y se la llevaron.
La chica en su espanto no pudo con ello.
La acogieron y acompañaron.
Una anciana le acercó un vaso, mientras la acogía en sus brazos.
−Toma, bebe. El agua con azúcar te quitará el susto.

© Ana M Sancho Biesa



http://mitologiayleyendas.ning.com/group/miembros-destacados-y-encuestas/forum/topics/ganadores-inspiracion-visual-no-88

15 jul. 2016

Desde el rincón de la memoria



Desde el rincón de la memoria
(mirada a tantas horas de espera)

Anclada en ese puerto desde que marchara
ella, la madre que te acunaba
en los primeros momentos
en los primeros llantos
en los primeros sueños

La casa vacía
sin ella
sus acariciantes ojos
extraviados en el vacío
de un silencio neuronal
que la hería

Decían que quedaste liberada
Decían

Sabes que nunca será mañana
en su regazo
que el pasado se irá desdibujando
en tu mente
y que quizás navegues tú
en aguas revueltas
de ausencia

Fue ella,
la que te dio la vida
la que animaba cada instante
de la que seguías
en silencio
escuchando tu dolor
cuando la vida te golpeaba
cuando la frustración te marchitaba
ahora el espejo sólo retorna
las cuencas extrañas de tu añoranza

¿Cómo seguir sin ella?
¿Cómo vivir sin su existencia’

Vives la espera de volver a verla
en tu semblante
en tu apariencia
en tu voz
en tu gesto
en tu corazón

En ti
¡Allí está ella!
© Ana M Sancho Biesa

http://mitologiayleyendas.ning.com/group/miembros-destacados-y-encuestas/forum/topics/ganadores-inspiracion-visual-no-87